Combatiendo leptospirosis

 Resize text         Printer-friendly version of this article Printer-friendly version of this article

Click here to read this article in English

A pesar de los avances en la tecnología de la vacunación, la leptospirosis continua siendo un problema serio en el área donde yo practico.

La bacteria Espiroqueta de la familia leptospira es la que causa la leptospirosis. A estas les gusta las condiciones húmedas, con un rango de pH entre 6.0 y 8.0 y con temperaturas moderadas. En condiciones mojadas, este organismo puede sobrevivir hasta por seis meses, pero en suelo seco y aireado solo sobrevive 30 minutos. La leptospirosis se puede transmitir a través de la leche a los becerros, y a través de la orina a otros animales por medio de la contaminación de las fuentes de agua (bebederos, lagunas, riachuelos) contaminación del alimento, fetos abortados, fluidos uterinos infectados y placentas. Los roedores también pueden transmitir la enfermedad.

Haciendo el diagnostico
Los becerros recién nacidos desarrollan la enfermedad de la forma aguda con anemia, ictericia y septicemia con signos clínicos como fiebre, perdida del apetito y depresión. El ganado adulto puede afectarse de la misma manera y las vacas lactantes pueden desarrollar mastitis con un poco de sangre en la leche o con leche blanco-amarillenta de consistencia gruesa.

El problema clínico principal que yo veo es el de los abortos. A pesar de que usualmente ocurren en el segundo trimestre de la gestación, yo he visto abortos en todos los estados de gestación.

La confirmación del laboratorio de esta enfermedad puede ser difícil. Lo mejor es tomar muestras de sangre y volver a sangrar las vacas a las tres a cuatro semanas, para comparar los títulos. Inclusive de esta manera, los títulos vacúnales pueden indicar falsos positivos. Otras muestras que se pueden enviar al laboratorio son orina y leche. Contacte a su veterinario para que se comunique con el laboratorio para mayor información.

Prevención
La vacunación, el control de roedores y la eliminación de aguas estáticas son la clave de la prevención. El rastrillar los lotes puede ayudar a eliminar la humedad de los suelos y el adicionar cal agrícola para incrementar el PH de los suelos también ayuda al control.

Muchos productores vacunan el hato completo dos a seis veces por año, para evitar que algunas vacas se queden sin vacunar. Yo prefiero vacunar todas las vacas entre 30 y 45 días después del parto. Revacunar entre 30 y 60 días de preñez y las vacas que no se preñen entre los 120 y 150 días después del parto se revacunan durante ese período que es en el que muchos productores mandan las vacas vacías a monta natural. Cuando se usan toros para monta natural también recomiendo aplicar la vacuna contra vibriosis para las vacas. Para los toros yo recomiendo vacunar con una combinación de leptospirosis-vibriosis al comprarlos y revacunarlos 2 veces al año.

Cuando yo veo abortos debido a leptospirosis, por lo general estos ocurren en hatos donde se a suspendido la vacunación debido a problemas económicos. Los protocolos de vacunación son un gasto mínimo comparado con la perdida de animales enfermos y/o abortos. Como dice el comercial de filtros de aceite “ Usted me puede pagar ahora o me puede pagar más tarde”

Manejando una epidemia
En una situación de epidemia, yo recomiendo vacunar el hato entero con una vacuna de 5 vías con base oleosa y revacunar a las tres a cuatro semanas. Esto incluye todas las vacas lactantes, vacas secas, toros y novillas. Esto hace que el problema clínico pare, pero no hace que se eliminen los animales portadores. Para resolver esto yo recomiendo que todas las vacas secas, las novillas y los toros se traten con oxitetraciclina de larga acción a una dosis de 9 mg por libra de peso. Repita este mismo tratamiento en tres días. Usted también podría alimentar tetraciclina a una dosis de 800 gramos por tonelada de alimento durante 10 a 14 días. Todas las vacas lactantes se deben tratar al momento del secado con el régimen de las dos dosis. Recuerde el examinar todas las vacas recién paridas con un test especial para tetraciclinas, para evitar residuos de antibióticos.

Contacte a su veterinario para que lo asista en caso de que usted sospeche que la leptospirosis puede ser un problema en su hato. Él podrá hacer un diagnostico adecuado y le puede diseñar un protocolo para tratamiento y prevención que se acomode a su operación

Jim Brett es un veterinario que práctica en Montezuma, Ga.



Comments (0) Leave a comment 

Name
e-Mail (required)
Location

Comment:

characters left


RB 454 Series Baler

Make high-quality, dense bales with a Case IH RB4 series baler. A range of models, including silage balers, give you ... Read More

View all Products in this segment

View All Buyers Guides

Feedback Form
Leads to Insight