Como prevenir la diarrea en las becerras

 Resize text         Printer-friendly version of this article Printer-friendly version of this article

Click here to read this article in English

Como prevenir neumonía

Algunas veces las mejores intensiones pueden crear consecuencias indeseadas. Sheila McGuirk quien es una Veterinaria e investigadora especializada en becerras de la Universidad de Wisconsin se dio cuenta que esto es cierto cuando investigaba un problema de diarrea severo por Salmonella en una lechería de Wisconsin.

En esa lechería, ellos habían construido un área para las becerras recién nacidas para ayudarles a mantenerse secas y cómodas inmediatamente después del nacimiento. La idea era maravillosa y se realizo con las mejores intensiones posibles para las becerras, pero resulto ser un contribuidor muy importante en la epidemia. El área de calentamiento estaba localizada en el área del hospital y ese era el lugar donde se alojaban y trataban las vacas enfermas. Las becerras estaban teniendo un contacto inmediato con la Salmonella durante las primeras horas de vida.

Según dice Sam Leadley, quien es un experto en manejo de becerras en New York, inclusive bajo condiciones ideales de alojamiento, la prevención de la diarrea es un juego de números.

“El mundo de las becerras recién nacidas” esta literalmente lleno de los microorganismos que causan diarrea, según dice Leadley. El problema se convierte en una batalla entre mantener los niveles de inmunidad más altos que los niveles de organismos. Tenemos que batallar constantemente para prevenir que los microorganismos ganen.”

Pero el juego se puede ganar. A continuación esta una lista de cosas que le pueden ayudar a mantener los niveles de inmunidad altos y la presión de los organismos baja. Las cosas importantes para prevenir diarrea en becerras son.

1. Proporcione áreas de parto limpias.
El contacto fecal-oral es una de las principales causas de diarrea en becerras. Debido a que los becerros recién nacidos se encuentran muy cerca de la fuente de contaminación, McGuirk dice que uno se debe esforzar al máximo para asegurarse que cada becerro recién nacido esta rodeado de un medio ambiente limpio, seco y con muy buena cama. Los corrales de parto individuales pueden ser de gran ayuda, así como también remover al becerro a las pocas horas de nacido.

“En las lecherías de manejo intensivo, aveces se olvida hacer buen mantenimiento de las áreas de parto” según reconoce McGuirk. Pero si usted quiere becerras saludables, esto tiene que ser una prioridad. “ Debe ser una responsabilidad asignada de una manera regular”

2. Alimente Calostro.
No existe una manera de duplicar las cualidades protectoras del calostro, y sin la alimentación del mismo cualquier otra medida que se implemente para prevenir la diarrea puede ser en vano.

3. Aloje a las becerras individualmente.
Jeff Tyler quién es un veterinario de la Universidad de Missouri dice que el alojar a las becerras recién nacidas en grupos es un desastre inminente. “Una vez los becerros se mueven a sus alojamientos, la fuente principal de diarrea es los otros becerros” Según dice Tyler. “Yo recomiendo un becerro por cada cabaña colocada cada 10 a 12 pies de distancia entre cada una.

Jim Brett (veterinario en Montezuma, Georgia) aconseja: Coloque los becerros en un área arenosa con un desnivel para que el área drene bien. Además usted debe mover las cabañas periódicamente (cada tres a seis meses por lo menos). Cada cabaña debe tener cama fresca entre una becerra y otra que la ocupe y se debe de lavar a presión con un desinfectante cada vez que se cambien los lugares. El mejor análisis para saber si la limpieza es apropiada es el preguntarse si usted se echaría en ese lugar a dormir una siesta.
A pesar que los expertos prefieren las cabañas individuales, en los establos se deben aplicar las mismas reglas de aislamiento, sanidad, limpieza y camas limpias y secas.

4. Desinfecte el equipo de alimentación.
McGuirk ha visto situaciones en las que el tubo del ésofago que se encontraba contaminado ha sido la fuente de infección en casos de epidemias de diarrea. Era una lechería grande (dice McGuirk) y no tenían suficientes tubos o suficiente tiempo para desinfectar los tubos apropiadamente entre cada alimentada. Una vez se compraron más tubos y se implementaron protocolos de desinfección de los tubos, se resolvió el problema de epidemia de diarrea relativamente rápido. (mire las reglas para limpiar los utensilios más adelante)

5. No juegue “ruleta rusa con la ración”.
Una vez usted ha cambiado la dieta de calostro a lactoremplazador o leche entera, no cambie de nuevo o haga substituciones de uno a otro. Algunos veterinarios y nutricionistas sugieren hacer una transición gradual de calostro a leche entera y de leche entera a lactoremplazador. Otros sugieren pasar directo de calostro a la forma final de alimento lácteo, ya sea lactoremplazador o leche entera. Brett dice: “El punto clave es: no los empiece en lactoremplazador y después cámbielo a leche entera en caso de que tenga leche entera extra ese día” “Trabaje con un plan y manténgase en el mismo plan”

6. Tenga cuidado con la leche de descarte.
A pesar que la leche de las vacas enfermas o tratadas, parece ser una fuente barata de alimentar becerras, el costo puede ser muy grande si se incrementa el numero de casos de diarrea. Aunque existe diferencia de opiniones en cuanto a la alimentada con leche de descarte, los expertos si están de acuerdo en una regla de oro: Nunca alimente leche de vacas con mastitis, o de vacas que se sepa que tienen Micoplasma, Salmonella o “Johne’s”.

Cuando alimente leche de descarte a sus becerras, siempre aliméntela inmediatamente después de recolectarla. O para disminuir el crecimiento de bacterias, manténgala refrigerada hasta que la suministre. La pasteurización puede disminuir los niveles de organismos que causan diarrea, pero Leadley nos dice que esto es solo temporalmente.

La leche pasteurizada se debe enfriar a temperaturas de 100 F para poderla alimentar y se debe alimentar inmediatamente se alcance estas temperaturas. Si se va a almacenar, esta se debe enfriar inmediatamente después de pasteurizarla. Leadly dice “ no hace falta mucho tiempo para que la leche que no se refrigera vuelva a contener niveles de bacterias inclusive mas altos de los que tenia antes de pasteurizarse. El equipo de pasteurización también tiene que ser limpiado muy escrupulosamente al igual que los utensilios de alimentar.

7. Alimente coccidiostatos.
Todos los expertos están de acuerdo que esta es una buena practica para prevenir diarreas causadas por coccidiosis. Los estudios han demostrado que inclusive un nivel bajo de infección por coccidia puede disminuir la inmunidad y abrir la puerta para que otros organismos penetren, haciendo que sea todavía más importante el control de la coccidiosis. La mayoría de los lactoremplazadores comerciales ofrecen formulaciones con coccidiostatos o suplementos que se puedan comprar para mezclar con la leche entera. También se recomienda alimentar coccidiostatos con el alimento de grano.

8. Controle los vectores que pueden transmitir enfermedades.
Las moscas pueden transmitir organismos causantes de diarrea, particularmente la Salmonella, según nos explica Brett. Además los perros, los gatos, los pájaros y los roedores pueden romper las barreras de bioseguridad.

Tenga cuidado de no convertirse en un vector usted mismo. A pesar que es natural el querer cuidar de sus becerras enfermas primero, el hacer esto incrementa la posibilidad de transmitir enfermedades a los becerros saludables. “Alimente las becerras saludables primero y después atienda a las enfermas”.


A pesar que algunos de estos pasos parecen muy elementales, los becerros nos han enseñado a través de los años que las cosas básicas (mantener las cosas simples y de una manera consistente) es lo que más les conviene a las becerras.

Maureen Hanson es un escritor particular de La Porte City, Iowa.



Reglas para limpiar los utensilios

Waneata Mehlenbacher quien es una criadora de becerras en New York, dice que la atención a la desinfección y limpieza del equipo y los utensilios es lo que mejoro totalmente la salud de los becerros que ella maneja. Ella sigue el protocolo de “enjuague-lavado-enjuague-secado” recomendado por Sam Leadly quien es un experto en crianza de becerras:


  • Enjuague las botellas, baldes, chupos y tubos de esófago en agua tibia, no caliente. Las proteínas de la leche son susceptibles al calor. El agua caliente, desnaturaliza la leche y le da cualidades adhesivas, permitiéndole que se pegue a las superficies. Esto ocurre principalmente en utensilios plásticos.
  • Lave los utensilios en agua caliente (120ºF o más), con un jabón desinfectante o con cloro. Este seguro que el agua se mantenga caliente desde el principio del lavado hasta el final; de lo contrario la leche se solidifica en suspención y se deposita en el equipo que se esta lavando.
  • Enjuague después del lavado con agua tibia y detergente ácido. Este ácido puede ser el mismo producto que se usa en la lechería para lavar el equipo de ordeño. Deje el residuo de la solución con ácido en los utensilios mientras que se secan. No los enjuague antes de usarlos de nuevo.
  • Deje que los utensilios se sequen en una reja o en un armario. No guarde los baldes uno encima del otro y no coloque los baldes boca abajo en el concreto.

Como una alternativa para el cloro, Jeff Tyler, veterinario de Universidad de Missouri prefiere los orthocresolfosfato (OCP), particularmente porque esta comprobado que mata salmonella. Jim Brett quien es un veterinario de Georgia, recomienda amonio cuaternario.

Si le parece que un protocolo de limpieza como este es demasiado trabajo, por lo menos use baldes individuales para cada becerra, para que no intercambien patógenos.  


Comments (0) Leave a comment 

Name
e-Mail (required)
Location

Comment:

characters left


Biotal Forage Inoculants

"Biotal offers a range of forage inoculants proven to help win the battle to preserve feed quality and value. Call ... Read More

View all Products in this segment

View All Buyers Guides

)
Feedback Form
Leads to Insight