Estos animales también necesitan refrescarse

 Resize text         Printer-friendly version of this article Printer-friendly version of this article

To read this article in English,  click here.

Acá en el medio Oeste acabamos de tener uno de los Junios mas calientes de la historia. Y se espera que el resto del verano sea igual. A pesar que hoy en día hacemos un mejor trabajo para disminuir el estrés calórico en las vacas, todavía hay mucho por hacer y por mejorar.

El hato de ordeño es el foco central del manejo del estrés calórico, ya que si no lo controlamos en este grupo de vacas los daños económicos por bajas en la producción son devastadores. Sin embargo, hay otros tres grupos de animales que están expuestos a un estrés calórico significativo. Desafortunadamente, muchas veces no les ponemos cuidado ya que las consecuencias no son inmediatas.  

Becerros.
A pesar, que con frecuencia reconocemos que el frío, incrementa los requerimientos energéticos de los animales, especialmente los becerros, muchas veces nos olvidamos que cualquier temperatura ambiental por fuera de la zona termo neutral del animal, incluyendo temperaturas muy altas, incrementa los requerimientitos de energía por parte del animal.  

El estrés calórico resulta en una reducción del consumo de material seca. Inclusive si la salud no esta comprometida en estos becerros pequeños, el crecimiento si lo esta. Si las cabañas de los becerros no tienen sombra, estos pueden ponerse muy calientes. También se les debe proveer de mucha agua. En condiciones muy calientes la alimentación extra de electrolitos orales les ayudara a proveerles de fluidos, energía y minerales de los cuales necesitan.

Vacas secas. 
En muchas lecherías, las instalaciones de las vacas secas no han sido diseñadas. Por lo tanto el enfriamiento de estas áreas presenta un reto.  

El estrés calórico en las vacas secas disminuye el consumo de material seca durante una época en la cual los requerimientos de energía aumentan. Las vacas secas que sufren de estrés calórico tienen becerros con pesos más livianos al nacimiento. Y el estrés calórico en las vacas de la maternidad aumenta mucho más el problema de disminución de consumo de materia seca y movilización de grasa. Esto hace que se tenga la receta ideal para disparar el problema de hígado graso y todas las consecuencias que vienen con el. Además el sistema inmune estará comprometido en un grado mucho mayor.

Las investigaciones han demostrado unos beneficios bastante importantes cuando se trata de enfriar un poco a las vacas secas. El periodo de transición se mejora, se disminuye las enfermedades, el porcentaje de descarte y al mismo tiempo se aumenta la producción en la siguiente lactancia. Además también se reduce la tasa de descarte debido a problemas reproductivos. Asegúrese que sus vacas secas, especialmente sus maternidades tengan un manejo del estrés calórico tan bueno como el de las vacas en ordeño.

Vacas enfermas. 
En muchas lecherías, las vacas enfermas están separadas del hato de ordeño y se encuentran en otra área u otro corral. Desafortunadamente estas áreas no están bien ventiladas o no tienen sistemas de enfriamiento como ocurre con las vacas lactantes. Las vacas con desplazamiento de abomaso, cetosis, mastitis o infecciones uterinas, tienen unas alteraciones en su balance de electrolitos. Bajo condiciones de estrés calórico, se pierde cantidades significativas de potasio y sodio a través del sudor. Esto hace que se aumente el problema de los electrolitos de una forma todavía mas grave en una vaca que esta enferma. 

En mi práctica hemos tratado muchas vacas caídas en este último mes que han tenido un inbalance de los niveles de potasio en la sangre, probablemente como resultado de una condición metabólica combinada con el estrés calórico. El utilizar sistemas de manejo del estrés calórico en las vacas que se están recuperando de una enfermedad ayudara a la vaca a recuperarse mas rápido y se prevendrá que se desarrolle otro espiral de enfermedades mas graves.

Invierta en disminuir el calor
Durante estos meses tan calientes del verano, establezca un sistema efectivo, para refrescar a sus vacas, incluyendo sombras, ventilación y agua. Asegúrese que todos los animales tengan mucha agua y sal disponible. Y no se olvide refrescar los tres grupos de animales que son tan vulnerables al estrés calórico como lo son las vacas lactantes. Los becerros, las vacas secas y las vacas enfermas.

Brian Gerloff es un veterinario y opera en Seneca Bovine Serviceein Marengo, Ill.



Comments (0) Leave a comment 

Name
e-Mail (required)
Location

Comment:

characters left


Kuhn SR 100 GII SpeedRakes®

The best just got better with the Kuhn SR 100 GII SpeedRakes. Refined styling, higher strength materials and improved options ... Read More

View all Products in this segment

View All Buyers Guides

Feedback Form
Leads to Insight