No deje que la metritis subclínica le impacte la mitad de sus vacas

 Resize text         Printer-friendly version of this article Printer-friendly version of this article

[Read in English]

Usted no tiene que ser un apostador profesional para entender estas probabilidades; una de cada dos vacas de su lechería podría estar afectada por metritis subclínica.

La metritis subclínica, que es una inflamación del endometrio afecta entre el 35 y el 50 por ciento de las vacas entre 35 y 60 días en leche, según nos dice Carlos Risco, profesor de teriogenologia de la escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de la Florida

El reto con la metritis subclínica es que no es detectable con la palpación rectal y no muestra una descarga vaginal. Los cultivos bacterianos del útero pueden o no verificar la infección. El diagnostico adecuado se hace con una citología en el laboratorio usando contenido de lavado uterino.

Lo mas difícil es que no existe tratamiento para la metritis subclínica, nos dice Risco, usted la tiene que prevenir.

A continuación vera cuatro maneras de prevenir la endometritis subclínica en su lechería.

1. Optimice la inmunidad al pre-parto

La meta es la de optimizar la función inmune durante el periodo de transición en las vacas. Y esto empieza con buena nutrición. Las raciones deben incluir cantidades adecuadas de calcio, selenio y vitaminas A y E. Trabaje con su nutricionista para asegurarse que las raciones sean de alta palatabilidad y que estén balanceadas apropiadamente para vacas en periodo de transición el cual debe empezar aproximadamente 3 semanas antes del parto. Risco nos dice “lo que se quiere es mantener el apetito estimulado para mantener los niveles adecuados de consumo de materia seca, para así prevenir la cetocis la cual afecta el sistema inmune”. Evalúe el espacio en el comedero para estas vacas, dicho espacio debe ser de por lo menos 24 pulgadas por vaca.

También, empiece el periodo de transición con vacas que estén en buen estado físico. Las vacas sobre alimentadas, aquellas con condición corporal mayor a 4 en la escala de 5 puntos, muestran una incidencia mas alta de infección uterina, la cual puede resultar en una endometritis subclínica. De la misma manera, las vacas sub-alimentadas, aquellas con una condición de 2.5 o menor, tienen todavía una posibilidad mayor de desarrollar una infección, según nos cuenta Michael O’Conner, quien es un especialista de extensión de lecherías de la universidad de Estatal de Pensilvania.

Por lo tanto, es importante monitorear la condición corporal en la parte tardía de la lactancia y durante el periodo de transición para que las vacas al parir tengan una condición de aproximadamente 3.5.

Adicionalmente, es posible que las infecciones uterinas resulten debido a infecciones sistémicas en otros órganos. Asegúrese que su protocolo de vacunación este al día y se este administrando correctamente. Expertos de la Universidad de Maryland sugieren asegurarse que dicho protocolo incluya protección contra enfermedades como rino traqueitis, diarrea viral bovina y leptospirosis.

2. Mantenga los corrales de parto limpios.

Las vacas necesitan un sitio limpio para parir. Póngale mucha atención a la limpieza antes, durante y después del parto. Asegúrese que usted tiene áreas específicas reservadas para que las vacas paran y asegúrese que la cama sea remplazada con frecuencia. La paja es el medio preferido. No permita que sus vacas paran en sitios llenos de boñiga.

El área de maternidad debe estar muy bien ventilada. Los especialistas de lechería de la Universidad Estatal de Pensilvania sugieren que se aumente la ventilación durante los meses de clima húmedo y caliente. Por ejemplo, adicionar ventiladores para que provean movimiento de aire de 800 a 1000 pies cúbicos por minuto por vaca. También limpie lo corrales mas seguido y disminuya la carga por corral en los meses de verano.

3. Entrene a los empleados del área de maternidad

Cualquier tipo de asistencia o manipulación durante el parto es una oportunidad para que los microorganismos penetren al tracto uterino. Desarrolle protocolos para asistir los partos y asegúrese que todos los empleados ejecuten dicho protocolo. Involucre a su veterinario en el desarrollo y la enseñanza de dicho protocolo.

Primero, entrene a los empleados en cuanto al procedimiento adecuado de parto.Existe una biblioteca fotográfica de obstetricia bovina y otros datos reproductivos que esta disponibles en el Internet en la siguiente pagina.

Asegúrese que el personal de maternidad sepa cuando y como asistir en caso de una distocia y también como tratar un caso de fiebre de leche y cetocis.

Es muy importante asegurase que los empleados   usen practicas de higiene cuando estén asistiendo los partos. Enséñeles como lavar el área del perineo con un desinfectante, agua y jabón antes de asistir a la vaca. También, asegúrese que las cadenas obstetricias sean desinfectadas. Use guantes desechables para prevenir la introducción de organismos infecciosos.

4. Monitoree las vacas recién paridas

A pesar de todos los esfuerzos descritos anteriormente para prevenir las infecciones uterinas, de todas maneras hay vacas que van a ser afectadas a medida que estás se mueven a los corrales de las recién paridas. Cuidado con hacer muchos movimientos antes del parto. (Mire el articulo “Killer pen moves” en la revista de Agosto del 2007 de Dairy Herd Management).

Si sus instalaciones y su personal lo permiten, instituya un programa diario para revisar sus vacas frescas en cuanto a su actitud, la temperatura y los signos clínicos de infección. Use más de uno de los parámetros para asegurarse que usted esta viendo todo el cuadro. Trabaje con sus empleados para asegurase que ellos saben que deben buscar y como tratar a las vacas enfermas.

También monitoree la producción de leche. Usted debe ver un incremento diario de producción de leche en las vacas saludables. Si usted no puede monitorear a las vacas diariamente, asegúrese de por lo menos observarlas en los días cuatro, siete y diez post-parto. Estos parecen ser los días más críticos, según nos dice Risco.

Identifique las vacas con infección uterina durante el periodo post-parto y trátelas inmediatamente para prevenir endometritis subclínica. Estas son vacas con fiebre de 103 grados o mas F, decaídas y con una descarga uterina color café y de olor fétido durante las primeras dos semanas después del parto.

Los tratamientos estándares son un poco controversiales, por eso debe trabajar con su veterinario para desarrollar un plan de tratamiento para su operación. El tratamiento con prostaglandinas en el post-parto temprano ha mostrado algo de éxito y puede merecer su consideración.

Finalmente trabaje con su nutricionista, para asegurarse que las raciones proveen los niveles de energía apropiados, así como la suplementación de vitaminas y minerales apropiadas y para asegurarse que los consumos continúan aumentando después del parto.

Ladrón de fertilidad

Investigaciones publicadas en Diciembre del 2005 en la revista Theriogenology, mostraron un 53 por ciento de tasa de metritis clínica y subclínica en vacas entre 40 y 60 días en leche. Y como es lógico, estas vacas tuvieron una concepción retardada (aproximadamente 39 días) y un incremento en el riesgo de descarte. A los 300 días en leche, el 32 por ciento de las vacas afligidas con metritis no se habían confirmado preñadas, comparadas con 9 por ciento de las vacas que no sufrieron de la enfermedad.



Comments (1) Leave a comment 

Name
e-Mail (required)
Location

Comment:

characters left

    
July, 23, 2011 at 02:47 PM

no tiene la informacion que quiero


Sil-All®

With feed values near record levels and potential shortages of top-quality feeds, Sil-All® provides a cost-effective option to help control ... Read More

View all Products in this segment

View All Buyers Guides

Feedback Form
Leads to Insight