Omega 3 aumenta la fertilidad

 Resize text         Printer-friendly version of this article Printer-friendly version of this article

Read this article in English


En nuestra experiencia, el aumento en el consumo de forrajes ya sean conservados o por pastoreo, tiene una influencia profunda en la salud sin disminuir la producción de leche. Originalmente le atribuimos estos resultados a la disminución en la acidosis y las consecuencias que esta genera como las cojeras y la disminución en el consumo de alimento. Sin embargo, estos forrajes también son altos en ácidos grasos omega-3.

Al alimentar dietas altas en forraje se puede alterar la proporción de ácidos grasos omega 6 a omega 3 de la dieta. En una ración típica a base de grano, la proporción de de omega 6 a omega 3 puede ser 12 o hasta 20:1 comparada con 2:1 o menos en una dieta alta en forrajes.

En los humanos, se ha demostrado con investigaciones que una proporción de omega 6 a omega 3 baja en la dieta, protege contra las enfermedades inflamatorias. Es posible que lo mismo sea verdad en las vacas.

Nueva investigación

Un reporte de una investigación canadiense publicada recientemente en el Journal of Dairy Science en Agosto del 2006 muestra un incremento en la fertilidad muy marcado en las vacas que se alimentaron con ácidos grasos poli-insaturados  omega 3. Algunos estudios anteriores usaron  aceite de pescado o harina de pescado como la fuente de ácidos grasos de cadena larga omega 3 EPA (ácido eicosapentanoico) y DHA (ácido decosahexanoico). El aceite de pescado reduce la síntesis de de prostaglandina en el útero, demorando la regresión del cuerpo luteo y aumentando la tasa de preñez en las vacas lactantes.

En Canadá, la semilla de linaza se utiliza en las raciones como una fuente de energía. La linaza y los forrajes contienen ALA (ácido alfa linolenico) el cual es precursor para EPA y DHA. Otras investigaciones anteriores han demostrado que el ALA en la linaza produce un efecto similar al efecto producido por el EPA y el DHA en el aceite de pescado citado anteriormente.  

Una de cada cuatro sobrevive

La disminución en la fertilidad de las vacas lecheras es una gran preocupación de la industria. Las perdidas en la vaca de leche moderna han aumentado en todos los pasos desde la ovulación hasta el parto. Los cálculos indican que la tasa de fertilización en las vacas de leche es tan solo del 75 al 80 por ciento. En las becerras y las vacas de carne es del 100 por ciento.

Los efectos del balance energético negativo después del parto y el estrés calórico, pueden ser causa de un ovocito de mala calidad. Además otras investigaciones han demostrado que la perdida embrionaria desde la concepción hasta el parto es del 28 por ciento, partiendo de una inseminación a tiempo y   efectiva.

Omega 3 puede ayudar

Esta nueva investigación conducida por   Divakar Ambrose y sus colegas de la Universidad de Alberta, muestra que el omega 3 puede mejorar la fertilidad. Esta investigación evaluó como las dietas suplementadas con omega 3 proveniente de la semilla de linaza se comparan con dietas que contenían semilla de girasol que contiene básicamente no omega 3 y mucho omega 6.

Esto es lo que encontraron:

  • Las tasas de concepción al día 32 fueron del 48.4 por ciento para las vacas con linaza y 32.2 por ciento para las vacas con girasol.
  • Del día 32 al 90, la perdida embrionaria fue del 4.8 por ciento en el grupo de linaza contra 11.4 por ciento en el grupo del girasol. (La elevación de prostaglandina uterina prematura y la perdida del cuerpo luteo, puede resultar en perdida fetal en cualquier estado).
  • Después de los 90 días de gestación, el grupo con linaza continuaba mostrando efectos protectores en el desarrollo del feto. Las perdidas adicionales hasta el parto fueron del 5.1 por ciento en el grupo de linaza contra 17.2 en el grupo de girasol.
  • De las 121 vacas iniciales que se separaron al azar en dos tratamientos nacieron 39 becerros del grupo de linaza y tan solo 26 del grupo de la semilla de girasol.

Estos resultados le dan mas fuerza a la base de literatura que muestra que las dietas con asidos grasos incrementan el funcionamiento reproductivo en el ganado.

Meg Cattell es una veterinaria y productora de leche orgánica en Windsor, Colo.

 

 



Comments (0) Leave a comment 

Name
e-Mail (required)
Location

Comment:

characters left


Farmall® 100A Series

From field to feedlot, you need a tractor that can multi-task as well as you do. Case IH Farmall™ 100A ... Read More

View all Products in this segment

View All Buyers Guides

)
Feedback Form
Leads to Insight