Click here to read this article in English

La humedad anormal durante esta primavera en el sur de Georgia fue una bendición y una maldición al mismo tiempo. A pesar que ayudo mucho a que el pastoreo en pastos de invierno durara más y a que crecieran muy bien los pastos de primavera, la incidencia de mastitis en las becerras también se incremento. El barro se convirtió en un problema (inclusive en los potreros) si a esto se le suma el aumento en la población de las moscas, entonces tenemos la receta perfecta para la infección y la  mastitis en las becerras.

Desdichadamente, las becerras preñadas son frecuentemente, el animal más olvidado de las lecherías. Una vez son vacunadas y diagnosticadas preñadas, se le suelta en un potrero hasta que están listas para llevar al grupo de vacas próximas a parir. Debido a todas las actividades en una lechería, esta situación es entendible. Pero cuando estas becerras paren y tienen cuartos perdidos o ciegos o tienen mastitis en alguno de los cuartos, entonces pagamos las deudas por no prestar atención a los detalles.

Tome acciones
Inspeccione la glándula mamaria de todas las becerras cada vez que tenga la oportunidad. La detección temprana puede ser la diferencia entre tener éxito en el tratamiento o perder el cuarto.  

Haga un chequeo visual rápido de la glándula mamaria para detectar cualquier tipo de inflamación en la ubre o detectar  pezones distendidos. Una vez se tenga restringido al animal, palpe cada cuarto para detectar cualquier área inflamada o endurecida de la glándula. El ordeñar las secreciones anormales es beneficioso, pero es difícil con pezones que no están bien desarrollados. No se aconseja el uso de agujas o tubos dilatadores ya que puede ocurrir daño de la punta del pezón.

Si se detecta un cuarto anormal, trátelo inmediatamente. La infusión con tubos intra-mamarios para uso al secado pueden ser una muy buena ayuda, si la solución penetra en toda la glándula. A veces cuando se tienen cuartos duros o inflamados, esto no es posible. Por lo tanto yo recomiendo en todos los casos utilizar antibióticos de amplio espectro así se pueda hacer la infusión intra-mamaria o no. Tenga presente que estos métodos de tratamiento son considerados como uso de medicamentos “extra label” y sólo se puede hacer legalmente bajo la prescripción de su veterinario. Su veterinario le puede recomendar el producto apropiado para el tratamiento de acuerdo a su situación.

Yo he tenido un éxito aceptable con la infusión intra-mamaria de tubos para tratamiento al secado de larga duración. En la mayoría de los casos dos o tres tratamientos con tres o cuatro días de intervalo cura la mayoría de las infecciones. Todos los animales tratados deben ser identificados y se debe desechar la leche si estos paren temprano o durante el tratamiento.

Encuentre la causa
Una vez se complete los tratamientos usted debe encontrar la causa para poder prevenir otros casos. Revise las siguientes  áreas para que le ayuden a determinar las causas:

  • Ganado joven mezclado con becerras adultas donde se maman las unas a las otras.
  • El uso de leche de vacas con mastitis para alimentar becerras.
  • Falta de control de moscas y daño a la punta del pezón debido a la picada de las moscas.
  • Elimine las áreas con barro y las áreas sucias donde se echen las becerras. Esto incluye el mantener limpio las áreas alrededor de las pacas de heno y el remover la comida podrida.

Usted puede hacer cultivo de la mastitis para determinar la fuente. En el área donde yo trabajo, la mayoría de las infecciones son debidas a Estafilococos aureus o a uno de los organismos medio ambientales. Ya que este Estafilococo se puede encontrar en la piel, yo siempre concentro los esfuerzos en proteger la salud del pezón y en la mejoría de las condiciones de los potreros. 

Proteja su futuro
Tómese su tiempo en revisar la mastitis en sus becerras de reemplazo. Estas son una gran inversión para el futuro de su lechería. Revise este articulo con su veterinario. Pregúntele a su veterinario si le puede ayudar a determinar el mejor tipo de acción para prevenir y tratar la mastitis en las becerras en su lechería.

Jim Brett es un veterinario que practica en Montezuma, Ga.