Usted puede prevenir la enfermedad del alambre

 Resize text         Printer-friendly version of this article Printer-friendly version of this article

Click here to read this article in English

Me sorprende ver como a veces pueden pasar varios meses sin que yo vea un solo caso de la enfermedad del alambre y de un momento a otro me toca atender varios casos en un período muy corto. Recientemente tuve que atender un problema de estos en una finca local, el cual me hizo recordar lo importante que es el investigar el problema con todos los detalles antes de recomendar las medidas preventivas y también lo importante que es el seguimiento para asegurarse que las recomendaciones se hayan implementado.

Haga un diagnostico
Una lechería local llama y comenta que una vaca recién parida se ha presentado con cétosis crónica y baja producción de leche. El dueño le ha administrado glicol de propileno, vitamina B y probióticos sin haber tenido ningún resultado.

Al hacer el examen físico, la vaca tiene fiebre, no tiene movimientos ruminales y al mirarla parada o caminando se le nota con la espalda arqueada. Al pellizcarle la cruz, la vaca no se agachó. Al aplicarle presión en el área del esternón la vaca mostró un quejido (un signo de dolor). El diagnostico es de enfermedad de alambre y a la vaca se le dio un imán, antibióticos y anti-inflamatorios no esteroidales.

Después revise las posibles causas del problema con el dueño. A veces las vacas ingieren objetos de metal u objetos extraños con la comida. Algunos objetos pequeños pueden pasar sin causar daño. Estos objetos son atrapados comúnmente en le retículo o en el omaso. Pero a veces, debido a las contracciones durante el parto, estos objetos pueden penetrar la cavidad abdominal.

El objeto penetrante y el escape de fluidos del tracto intestinal causan una inflamación del peritoneo. Estos casos se pueden tratar con éxito o se pueden resolver por sí solos. En otros casos, la infección se distribuye, causando una peritonitis generalizada, la cual tiene un pronóstico reservado. Al rededor del 8 por ciento de los casos de alambre, el objeto de metal avanza hasta el hígado, la cavidad torácica y el corazón. En estos casos, los síntomas incluyen infecciones como la neumonía en el campo inferior del pulmón y fluido en la cavidad torácica y entre los pulmones y el arco costal. Esto produce sonidos de "mofle" en el corazón y pulmones. Si el objeto llega hasta el corazón, puede causar una infección del saco del corazón, llamada pericarditis, la cual conduce al sonido clásico de murmullo de “maquina lavadora”. Muy pocos casos de estos se recuperan y la mayoría no sobreviven.

Encuentre la causa
Después de revisar esta enfermedad con el dueño, le pregunte sobre las reparaciones recientes de la maquinaria o de su silo o sus comederos. El recordó algunas reparaciones que se hicieron durante la época de recolección de los cultivos y también recordó que habían trabajado en el descargador del ensilaje recientemente.

Yo recomendé adicionarle unos imanes al descargador del ensilaje para que atraparan cualquier metal antes que fuera descargado en el comedero. También le sugerí que inspeccionara el comedero para remover cualquier metal u objeto con punta que estuviera presente. Después de esto yo me fui pensando que mis recomendaciones iban a ser ejecutadas.

Dos semanas después, me llamaron para examinar dos vacas recién paridas y una vaca preñada que presentaban signos de la enfermedad del alambre. Las tres vacas fueron confirmadas de tener la enfermedad del alambre y una de las recién paridas mostraba signos de pericarditis. Dos de ellas fueron tratadas y la del caso más severo se vendió.

Después le pregunte de los pasos que había seguido desde mi visita anterior. Ninguno de ellos se había realizado. Y para empeorar las cosas, el hato de ordeño se había transferido a pastoreo y estaba siendo alimentado en el mismo comedero de las vacas secas, para que estas se comieran el resto del silo dejado por las vacas lactantes. En el comedero encontramos varios pedazos de alambre y objetos con punta.

A todas las vacas secas se les dio un imán y se decidió que en el futuro también se les diera un imán a todas las vacas que se fueran a secar. El comedero se barrio completamente y finalmente se le instalo un imán al descargador de silo.

El problema se resolvió después de esto, pero no antes de que se hubieran desarrollado otros tres casos nuevos en esta lechería de 100 vacas. De los siete casos, tres se tuvieron que vender y dos nunca volvieron a su producción normal.

La atención a los detalles y el seguimiento rápido de las recomendaciones en casos como este son vitales para prevenir que los resultados sean devastadores.

Jim Brett es un veterinario que practica en Montezuma, Ga.  



Comments (0) Leave a comment 

Name
e-Mail (required)
Location

Comment:

characters left


Silage 100

QLF Silage 100 CW is a 100 percent crude protein liquid silage additive designed to be added to freshly chopped ... Read More

View all Products in this segment

View All Buyers Guides

Feedback Form
Leads to Insight