La comodidad de la vacas y su nutrición son los factores mas importantes que determinan la salud y rendimiento de las vacas.  Como las personas a cargo de cuidar las vacas, nosotros tenemos un impacto directo en su salud y tenemos la responsabilidad cada día de mantener una ración de mezcla total (RMT) fresca y bien mezclada frente a las vacas todo el tiempo.  

La meta de cada alimentador es que todas las raciones sean mezcladas en las cantidades iguales a la ración que formulo el nutriólogo, y luego que las vacas consuman consistentemente la ración balanceada.  Sin embargo, los alimentadores pueden causar muchas variaciones e inconsistencias en la alimentación, lo cual determina si la ración se ve igual cada día o no.  La consistencia en la alimentación y nutrición es importante para la salud y rendimiento de las vacas, desde que ellas siempre van a responder mejor a las raciones que son consistentes en la calidad de ingredientes, humedad, exactitud de mezclado, largo de fibra adecuado, y cuando la separación de la mezcla total se minimiza.  Un alimentador tiene una oportunidad real para ayudar a las vacas por que tan consistente haga el su trabajo cada día.

Reglas consistentes para un buen alimentador

  • Alimente solo ingredientes que están libres de hongos, y evite alimentos que están excesivamente húmedos, calientes o sin buena condición.   
  • El chequeo exacto de la humedad de los ingredientes húmedos impacta directamente la exactitud de la ración consumida.  La humedad del silo debe de ser chequeada diariamente, haciendo que los alimentadores hagan un breve examen del silo u otros ingredientes húmedos, apretándolo con la mano para ver si la humedad ha cambiado significativamente desde el día anterior. Conforme sea necesario, haga un test de humedad con un testeador Koster. 
  • Etiquete o enumere todas las bahías y contenedores que guardan los ingredientes para evitar errores en el mezclado y en la alimentación. 
  • Nunca sobre llene una mezcladora — esto causa un mezclado ineficiente y no exacto, y también es muy probable que se riegue y desperdicie alimento.  
  • Evite sobre mezclar la ración mucho tiempo pues esto puede acortar o destruir excesivamente la fibra efectiva del forraje que es necesaria para que las vacas se mantengan sanas. La meta es tener heno, silo, y paja con un largo de tamaño de partículas de 1.5 a 3 pulgadas en la mezcla total para tener el mejor consumo y fibra efectiva.
  • Poder contar con básculas exactas es muy importante. Sepa las cantidades exactas que se están alimentando.  Revise la exactitud de las basculas dos a tres veces por año.  Revise también la exactitud del mezclado.
  • Visualmente inspecciones la mezcla total para asegurarse que ha sido mezclada uniformemente.
  • Evite alimentar comida fresca sobre comida podrida o caliente.  Observe la primera comida que sale de la mezcladora y la ultima — ¿es consistente?
  • Ponga alimento sobre 100 por ciento, o sea todo el espacio de comedero. Suena fácil de hacer, pero se esta haciendo bien?
  • Siempre trate de alimentar a la misma hora en cada corral. La mejor hora de tener alimento frente a las vacas es cuando regresan ellas del ordeño.
  • Los restos antes de alimentar de nuevo deberían ser y verse similares a la mezcla fresca que se alimento, indicando que ha habido muy poca separación por las vacas.

Consistencia en la alimentación y en el manejo del comedero es una forma excelente de mejorar la producción y la salud de las vacas en su lechería.  Como las personas a cargo de cuidar las vacas, todos nosotros tenemos la responsabilidad de hacer el mejor trabajo posible de reducir cualquier variación de día a día que puede estar ocurriendo en las raciones consumidas por las vacas.  Las vacas realzan cuando hay consistencia — entonces hay que dársela!

Jim Barmore, propietario de Five-Star Dairy Consulting, es un consultor de nutrición y manejo sirviendo a clientes en el área de Wisconsin y Minnesota.  Lo puede contactar a fivestardairy@charter.net.