La consistencia en la preparación de las vacas para el ordeño es uno de los retos que los propietarios de la lecherias enfrentan con sus empleados, especialmente en la lecherias grandes donde la mayoría de los trabajadores son contratados de fuera.   La preparación consistente de las vacas para el ordeño es el factor clave para producción de leche de calidad y es de beneficio para el ordeñador, para la vaca, y para la lechería.  Desde que se espera que los ordeñadores sean responsables por completar todas las áreas en la sala de ordeño, es importante que cada ordeñador entienda y siga el procedimiento del ordeño y que prepare a las vacas adecuadamente cada ordeño. 

De beneficio para las vacas.

La preparación consistente de las vacas para el ordeño mejora el flujo de vacas en la sala de ordeño. Las vacas se mueven voluntariamente y están más relajadas cuando ellas tienen la misma rutina cada vez que se les ordeña. De acuerdo a investigaciones de la Universidad de Wisconsin, las vacas que son ordeñadas con un procedimiento consistente de preparación para el ordeño maximizan la bajada voluntaria de la leche y tienen tiempos de ordeño mas rápidos, menos leche que se queda en la ubre y mas leche por vaca. Esto se refleja en conteo de células somáticas más bajo y premios por calidad de leche más altos.

De beneficio para los ordeñadores.

La preparación consistente de las vacas para el ordeño ayuda a los ordeñadores entender lo que se espera de ellos — cada turno, con cada vaca. Esto le puede ahorrar tiempo a los ordeñadores. Ellos pueden hacer otras tareas en la sala de ordeño en lugar de estar teniendo que caminar al área de espera para forzar que las vacas entren en la sala.   Esto va a reducir niveles de estrés en la sala de ordeño, y los ordeñadores pueden sentir que ellos están haciendo el trabajo a un buen paso para poder terminar su trabajo a tiempo. 

De beneficio para la lechería. 

La preparación consistente de las vacas para el ordeño es de beneficio económico para la lechería en términos de mejor salud de la ubre, conteo de células somáticas mas bajo, máxima cantidad de leche cosechada por vaca y el uso eficiente de la sala de ordeño. Todos estos se traducen en más ganancias para la lechería.   

Es importante hacer un análisis completo de su procedimiento de ordeño actual antes de hacer cualquier cambio.   Para tener una rutina consistente de preparación de las vacas para el ordeño, el procedimiento del ordeño debe de desarrollarse con el equipo de trabajo entero — no solo por los encargados, sino que también con la participación de los ordañadores porque los ordeñadores van a ser responsables por el éxito o la falla de los procedimientos.  Los procedimientos deben de ser prácticos y cada ordeñador debe de entenderlos bien.  En mi experiencia, cuando los procedimientos de preparación de las vacas para el ordeño son diseñados sin las ideas de los ordeñadores, la consistencia en el trabajo se obtiene solo cuando los encargados están presentes en la sala de ordeño.

Segundo Gonzalez es un consultor en lecherías que se especializa en capacitación de trabajadores Hispanos en Wisconsin y Minnesota.  El puede ser contactado al (301) 222-7228o al sgndgonzalez@yahoo.com.


Beneficios para el consumidor

Cuando estamos trabajando en una lechería, nosotros no solo estamos cuidando las vacas — “nosotros estamos produciendo un producto alimenticio para los consumidores,” dice Jim Reynolds, del Centro de Investigación y Enseñanza de Medicina Veterinaria en Tulare, Calif. Leche de vacas limpias y sanas — con conteo bajo de bacteria y células somáticas — durara mas tiempo en el supermercado y va a tener un buen sabor.