El calor del verano se acerca rápidamente — y con el vienen problemas de vacas que sufren estrés por el calor y por consecuencia, empeora la reproducción. Entonces, ¿Qué puede hacer usted para preñar vacas en este periodo?

Primero que todo, el uso de toros no es la respuesta.  Los toros también sufren los mismos efectos físicos del calor que sufren las vacas.

Revise la técnica que usa en la Inseminación Artificial (IA) cada tres meses para asegurarse que usted esta haciendo bien las cosas. Frecuentemente la gente evita algunos pasos para ahorrarse tiempo, pero eso puede causarles que se desvíen de su tarea y que no hagan el trabajo como se debe hacerlo.    

Asegúrese de tener todas las cosas necesarias para descongelar el semen y para cargar las pajillas en un área limpia, cerca del tanque de nitrógeno liquido. Hay que checar que la temperatura del agua este a los 95 grados para descongelar el semen. Hay que estar checando la temperatura del agua para descongelar pajillas para que no se baje debajo de los 92 grados F mientras que esta usted descongelando semen. (Cheque la exactitud de su termómetro comparándolo con un termómetro de mercurio cada dos meses). 

Usted debe de saber el lugar dentro del tanque donde esta el semen que va a usar, antes de abrir el tanque. Esto evitara que este perdiendo el tiempo en buscar, lo cual podría subir la temperatura en la nuca o entrada del tanque, lo cual puede llevar a una mayor pérdida de nitrógeno líquido. (El nitrogeno líquido es necesario para mantener el semen congelado).  Aunque los tanques tienen una capacidad de nitrogeno de seis meses, cheque el nivel de nitrogeno una vez al mes. Mantenga el cartucho por debajo de la línea de congelamiento en la nuca o entrada del tanque. El cartucho es un contenedor de metal que guarda cinco pajillas de semen, generalmente del mismo toro. Use unas pinzas, no use sus dedos, para remover las pajillas del tanque y transfiera rápidamente las pajillas al baño de agua para descongelarlas. No permita que las pajillas de peguen una contra la otra, pues esto puede llevar a que se congelen de nuevo y causen la muerte del semen. Es una buena idea no descongelar más de 10 pajillas a la vez. Limite el numero de pajillas que va a descongelar al numero de pajillas que con las que pueda inseminar vacas en 15 después de que saco la primera pajilla del baño de agua.  Descongele el semen a 95 grados F por un mínimo de 45 segundos, y luego meta las pistolas y las cánulas mientras que usted espera a que descongele el semen — aun en el verano. 

Saque la pajilla del agua y séquela muy bien con una toalla de papel.  Manteniendo la pajilla protegida con una toalla de papel, corte la punta curvada de la pajilla con un ángulo derecho.

Conforme usted cargue la pajilla en la pistola, cheque el número del toro escrito en el cartucho y apúntelo en el libro de Inseminación Artificial con el propósito de mantener buenos registros.

MANTENGA LA LIMPIEZA MIENTRAS INSEMINA. Use una toalla de papel para limpiar la vulva de la vaca y suavemente meta la pistola en la vulva.  Cuidadosamente vaya metiendo la pistola por la cervix manipulando la cervix para que capture la punta de la pajilla — NO force la punta de la pajilla para encontrar la apertura de la cervix. Deposite el semen en el otro extremo de la cervix, en el cuerpo del útero, el cual es el espacio de una pulgada entre el fin de la cervix y la separación del útero (mostrado en la ilustración a la izquierda). Si la vaca se mueve, entonces cheque de nuevo la posición de la pajilla y vuelva a posicionarla si es necesario.

Al hacer el esfuerzo de refinar su técnica de Inseminación Artificial cada tres meses, usted puede aumentar las tazas de concepción de las vacas, y por lo tanto, las tazas de preñez durante el verano y aun después.


La lechería gana mas dinero

La lechería gana más dinero cuando sus empleados siguen las técnicas de inseminación adecuadas. Cuando los empleados tratan de evitar algún paso en su trabajo, pueden causar problemas. La eficiencia reproductiva puede sufrir, y eso puede llevar a tener una menor producción de leche, producir menos vaquillas de reemplazo y un aumento en la taza de deshecho de animales, dice Paul Fricke, un extensionista especializado en la reproducción lechera de la Universidad de Wisconsin.